Los mosquitos, Rosa Parks y el cambio.

Los mosquitos, Rosa Parks y el cambio.

 

Hace poco recibí en mi wasap un mensaje: “Si piensas que eres demasiado pequeño para lograr algo, intenta dormir en una habitación con un mosquito”.

Y eso me llevó a pensar en el enorme poder que tenemos para cambiar situaciones y que, generalmente, el miedo nos impide ser conscientes y actuar.

Al final, todos los grandes movimientos, todos los cambios, todo el progreso ha sido impulsado, ha nacido de gente corriente que en un momento dado tomó la iniciativa y decidió hacer algo. 

Entre esas personas anónimas, esos héroes que hicieron que algo nuevo y mejor sucediera, por su humildad, la sencillez de su gesto y por lo que eso supuso, me gustaría destacar a Rosa Parks. 

Rosa fue una costurera negra del sur de Estados Unidos que en 1955 protagonizó un hecho que la haría famosa  y es que Rosa, se negó a ceder su asiento a un blanco e irse a la parte de atrás del autobús como ordenaba la ley secesionista del momento.  El conductor llamó a la policía y la mujer fue detenida y obligada a pagar una multa. El incidente del autobús tuvo como primer efecto la creación de la Montgomery Improvement Association, cuya finalidad era la defensa de los derechos civiles de la minoría negra.  Martin Luther King  fue su presidente. La asociación organizó un boicot a los autobuses de Montgomery que tuvo un seguimiento masivo y fue un rotundo éxito: duró 382 días y contribuyó a que la causa de los afroamericanos de Montgomery fuese conocida en todo mundo. Como consecuencia de ello, el gobierno norteamericano se vio obligado a abolir la segregación en los transportes públicos que fue el inicio del movimiento que, finalmente, consiguió terminar con la segregación racial.  

El ejemplo de personas como Rosa Parks, una costurera anónima que pacíficamente dijo no a una situación que parecía que nunca podría alterarse y que fue la chispa que provocó un cambio crucial, debería animarnos a pensar que cada uno tenemos en nuestra mano transformar aquello que no nos gusta, que los pequeños gestos no siempre son trascendentes pero siempre son importantes.

Seguro que hay situaciones en tu vida que te ves incapaz de cambiar, no te garantizo el éxito si lo intentas pero, no hacerlo, sí es un fracaso.

2 comentarios
    • Rocio Rentero
      Rocio Rentero Dice:

      Por fin me he lanzado a escribir en el blog así que muchas gracias por los ánimos. Como dices, nos veremos pronto en alguna de las reuniones, estoy segura de que los más veteranos me aportaréis mucho y espero poder contribuir yo también de alguna manera. Un fuerte abrazo!!

      Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.